Burning vs Stan Hansen y Vader – AJPW 5/12/1998

El equipo del momento está a un paso de consagrarse como el mejor tag team, pero los veteranos gaijins no van a dejarse pasar por encima de ninguna manera.

hqdefault

Contexto

A mediados de 1998, Kenta Kobashi estaba teniendo un gran año: no solo era el Triple Crown Champion, sino que formó equipo con el prometedor Jun Akiyama. Burning, como se conocería al grupo, gozó de gran popularidad, y al llegar la Real World Tag League (el gran torneo por parejas de AJPW, a finales de año) eran de los favoritos. Efectivamente, llegaron a las finales, donde sus rivales eran ni más ni menos que Hansen y Vader, los dos monstruosos extranjeros. Pese a todo, ambos estaban ya viejos y en teoría no  eran tan peligrosos como antaño… ¿no?

El match

(a partir del 13:57)

Valoración

De primeras, Vader corta de forma fácil y abrupta los intentos iniciales de Kobashi por atacar, quedando claro que es el más fuerte. Hansen y él trabajan juntos para debilitarlo, sabiendo que es el rival más difícil de los dos, y en cuanto Akiyama trata de echar un cable, lo neutralizan rápido. Jun se lanza con todo a por Hansen, pero éste lo domina sin problemas, al igual que Vader. El castigo al que someten a Akiyama es muy duro, esos golpes lucen devastadores. Los gaijins trabajan constantemente en equipo, dándose el relevo rápidamente y aplicando ataques juntos. Akiyama usa su velocidad para conseguir darle el relevo a Kobashi, que consigue tumbar a Vader ¡inicia el hot tag… ! Noup, Hansen interviene y lo corta de raíz. La cooperación le está dando la clave a los gaijins.

Pese a que ahora Kobashi es el hombre en AJPW, Hansen lo devuelve al pasado, cuando era su juguete favorito y lo apaleaba sin piedad. Cae desplomado una y otra vez ante los golpes de ambos. Y es verdad que Kobashi no es el más fuerte, pero sí el más resistente, y no lo logran vencer. Se las arregla para darle el relevo a Akiyama ¡y ahora sí que sí tiene que darse el hot tag…! Noup, de nuevo es neutralizado. Se ensañan con Aki, al que torturan tanto en el cuadrilátero como en ringside, pero el joven se niega a ser el eslabón débil de Burning y sobrevive a todo. De repente, Akiyama patea muy fuertemente la pierna de Vader y consigue dar el relevo; Kobashi entiende a su compañero y se lanza de inmediato a por esa pierna ¡ahí está su vía de escape! Pero Hansen percibe el peligro y no tarda en intervenir, los titanes retoman las riendas tras un pequeño susto, y la estrategia del limbwork queda en nada. Todo parece perdido para Burning, nada funciona. Hansen y Vader están demasiado encima, cooperan en cada momento del match, no les dan ni un respiro, frustran todo intento de remontada.

Los gaijins comprenden que es tiempo de asegurarse la victoria, antes de que sus rivales aprovechen una oportunidad clave. Vader se lanza en plancha desde la segunda cuerda sobre Kobashi, pero Akiyama interviene justo a tiempo para salvar a su maestro. Esto ha colmado la paciencia de los dos monstruos, que destrozan al pobre Jun en ringside. Habiéndose librado de él, por fin pueden centrarse en acabar con Kobashi y llevarse el combate y el torneo. El japonés sigue resistiendo, pero en cuanto consigue un poco de tiempo y se da la vuelta para ir a su esquina a dar el relevo, resulta que Akiyama no está. Hansen aprovecha y casi gana con un Roll-Up (hasta ese punto llega su urgencia por ganar). Kobashi ahora lucha solo por sobrevivir, y solo. Brutalísima Powerbomb de Vader… ¡kickout en 2’9! Hansen está cada vez más desesperado, así que prepara su Western Lariat, mientras Vader levanta y sujeta a Kobashi. Ninguno ve cómo Akiyama, más muerto que vivo, escala hacia la tercera cuerda. Vader lo descubre, y su distracción le permite a Kobashi librarse de él. ¡Akiyama se lanza con la rodilla por delante sobre la nuca de Hansen, y es ahora o nunca: BUUUURNING LARIATOOOOO, directo a la sien y la nuca de Hansen! Mientras Akiyama retiene a Vader en ringside, Kobashi cubre a Hansen con las pocas fuerzas que le quedan…. ¡y la cuenta llega a tres! Lo que al principio parecía algo más fácil de lo normal se acabó convirtiendo en una odisea, y esa victoria fácil llegó a parecer un milagro difícil de hacerse, pero se hizo. Hansen y Vader, furiosos, acaban con ambos tras el combate y se retiran, pero no pueden cambiar que Burning ha ganado la Real World Tag League 1998.

Brutal. Cada uno cumple su papel a la perfección aquí: Kobashi es el hombre a batir, el objetivo principal del otro equipo, y lo destrozan a tal punto que sólo le queda su increíble resistencia para seguir a flote, ni siquiera puede hacer uso de su burning spirit. Hansen y Vader son los monstruos destructores, pero que saben que están demasiado viejos y más débiles que antes, por lo que siempre se cubren la espaldas y atacan en equipo, sabiendo que no deben permitir bajo ningún momento que el combate se les vuelva en contra porque cualquier golpe bien aprovechado podría acabar con ellos (como, de hecho, acaba pasando al final). Akiyama es el punto débil, la diana, la presa fácil, pero que lucha con bravura para demostrar lo contrario y no fallar a su equipo. Su papel es más clave de lo que parece, porque es Akiyama quien acaba desencadenando esa maravillosa secuencia final en la que Burning tiene su gran oportunidad para ganar, y todo porque los gaijins se despreocuparon de él, pensando que ya lo habían dejado fuera de combate, confiándose.

Puedo entender una crítica, en cuanto al final. Comprendo que pueda chirriar que Hansen pierda tras recibir solo dos moves (no recibe nada más en todo el combate, salvo algunos que otros strikes que no llegaron a nada), pero en mi opinión esto no hace sino mejorar el match: como dije antes, al ser ya viejo y menos resistente que antes, Hansen tiene que trabajar en equipo todo el rato, ya no puede valerse tanto por sí mismo, y con dos fuertes golpes a la cabeza queda noqueado (y uno de ellos el Burning Lariat de Kobashi, finisher que estuvo muy protegido en esa época). La urgencia de anular cualquier cooperación entre Kobashi y Akiyama, que se ve durante todo el match, tiene un gran motivo, que queda claro cuando, al final, Burning ha ganado tras su primera y única ofensiva en equipo.

Me maravillan muchas cosas sobre este combate: lo avivado que está el público, la acción ininterrumpida de principio a fin, los durísimos castigos de los gaijins, la estrategia fruto de la inseguridad de Hansen y Vader, el déjà vu que se siente al ver a Hansen destrozando a Kobashi como si siguiese siendo su novato favorito al que apalear en lugar del main eventer consolidado que ya era, el selling de los faces, la frustración que transmite ver cada comeback hot tag cortado, el fuego de un Akiyama decidido a dejar claro que nadie lo debe subestimar, Vader vendiendo el breve limbwork a su pierna por poco tiempo pero dejando claro que habían conseguido hacerle daño, la resistencia de Kobashi, los gaijins poniéndose nerviosos al ver que no conseguían cerrar el combate, y la mágica y emocionante secuencia final.

NOTA

Normalmente, la mayoría de tag teams famosos y bien valorados de AJPW (Tsuruta y Tenryu vs Choshu y Yatsu o Tenryu y Kawada vs Hansen y Gordy, por ejemplo) me parecen bastante sobrevalorados, pero este es increíble. Es más que increíble, es uno de los mejores tag team matches que he visto en mi vida. Menos de veinte minutos en los que todo cuadró a la perfección, y en los que me hicieron sumergirme como pocas veces —> *****.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s