Katsuyori Shibata vs Tomohiro Ishii – NJPW G1 Climax 23

Los dos cabrones más duros de NJPW buscando resolver quién era más resistente. Nada podía salir mal de aquí.

8-5-20131-30-27am

Contexto

Pese a que cada año el strong style va desapareciendo poco a poco de New Japan Pro Wrestling, aún hay wrestlers que lo llevan como bandera. Pero ningún wrestler lo ha hecho tan claramente como Katsuyori Shibata y Tomohiro Ishii. Sus golpes son durísimos, su fightin spirit es inquebrantable… Así que cuando por fin iban a coincidir en un singles match había una expectación enorme. Para colmo, el choque se dio en la vigésimo tercera edición del G1 Climax, en 2013, por lo que el hype era aún mayor, ya que la del G1 era y es la mejor época del año para NJPW.

El match

Valoración

Voy a quitarme de encima la versión corta de la valoración, porque no aguanto más: esto fue la puta polla.

Ya antes de que el match empiece oficialmente los dos están muy inquietos en sus esquineros, mirándose fijamente e impacientes por comenzar. Por supuesto, esto prende al público desde el minuto -1. Suena la campana y los dos corren a por el otro, chocan, y Shibata gana ese primer asalto porque Ishii trastabilla. Pero el Stone Pitbull no pierde el tiempo y se pone en pie tan rápido como cae, sus ganas de guerra no se van a saciar ni de lejos. Los dos se enzarzan en una guerra de forearms increíblemente fuertes y rápidos, sin parar, sin permitirse dolerse. Y el público lo adora.

The Wrestler vuelve a ganar ese asalto, pero de nuevo Ishii contraataca con todas su fuerzas y los dos empalan al otro contra el esquinero. Más intercambios de forearms, y Shibata quiere demostrar a tal punto que él es el más duro que se arrodilla para que Ishii pueda hacerle sus chops con todas sus fuerzas. Por supuesto, Ishii no se va a quedar atrás y también se arrodilla, pidiendo ¡no, exigiendo! que Shibata lo patée lo más fuertemente posible. Los dos tienen tal obsesión por quedar por encima del otro que constantemente cada vez que uno farda con algo, ya sea levantarse corriendo tras un move potente, aplicar brutalísimos headbutts o incluso kickouts en uno, el otro lo hace inmediatamente después. Pero claro, quieren quedar por encima del otro superándole en su máximo poder, por lo que constantemente se están provocando: primero con esos arrodillamientos, y al final robándose moves de firma (Ishii incluso trata de aplicar el Penalty Kick de Shibata).

Casi todas las secuencias acaban con ambos cayendo desplomados a la lona a la vez, pero es Shibata el que casi siempre acaba ganando los violentos tests de resistencia, por lo que Ishii tiene que hacer uso de todo su fightin spirit para mantenerse con vida en el combate. El ritmo y sobretodo la intensidad apenas bajan durante todo el match, por lo que en menos de diez minutos ambos están por los suelos, hechos polvo, y con el público a sus pies. Shibata trata de acabar con esta batalla con su Sleeper, pero Ishii se saca a la desesperada un Enzuigiri, dos Lariats y un brutal Brainbuster (todo ello seguido), combo del que Shibata se sale… en tres y medio. Ishii gana.

Son poco menos de doce minutos, por lo que la historia a contar es bastante corta y simple, pero Dios mío qué historia… Lo mejor es que no hay un clímax: todo el match es un clímax. Esto es una guerra de desgaste, no hay más. No van a ganar al otro sin más, quieren soltar todas sus bombas y sobrevivir a todas las bombas del rival, porque si no la victoria habrá sido vacía, sin valor, indigna del strong style. Esto no es un match, esto es un pique entre los dos wrestlers mas duros de NJPW para determinar quién aguanta más que el otro. Además, con ese kickout en tres y medio del final, da la sensación de que la guerra no se ha zanjado del todo. Pese a toda la brutalidad que se han repartido, aún había energías para más.

NOTA

Todo es perfecto: la intensidad, el realismo de todos y cada uno de los golpes, la sensación de locura del público… Ver un match de este tipo, con una fórmula y ejecución tan violenta, es propio entre wrestlers con storylines de odio y feudos muy personales, pero Shibata e Ishii logran darle la vuelta a dicha fórmula y transmitir un aura totalmente distinta: no se odian, pero son los únicos que pueden darle una pelea así al otro; Shibata e Ishii se necesitan como oponentes mutuamente, porque son los únicos que se atreven a exigir el máximo del otro… Imagino que haya gente a la que le chirríe el asunto de los no sells, romper los pinfalls en uno y demás, pero es que en este combate está totalmente justificado. Es el match que mejor encarna el strong style y el fightin spirit del puroresu, sin lugar a dudas. Probablemente también sea mi MOTY de 2013 (a falta de revisar los Tanahashi vs Okada de Invasion Attack y Kings of Pro Wrestling). No puedo puntuarlo de otra manera. —> *****.

Anuncios

3 comentarios en “Katsuyori Shibata vs Tomohiro Ishii – NJPW G1 Climax 23

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s