Stan Hansen vs Kenta Kobashi – AJPW 29/7/1993

Los dos SOB más duros del mundo colisionaron en un match legendario. ¿Conseguirá Kobashi su ansiada victoria sobre Hansen?

Stan Hansen vs Kenta Kobashi

Contexto

Stan Hansen fue el primer gran rival de Kenta Kobashi; se han enfrentado varias veces a lo largo de los años de rookie de éste. Hansen es el salvaje veterano por el que la nueva generación de AJPW debe pasar y Kobashi, el mayor underdog de su camada, no tiene intención de quedarse atrás. Y aunque Hansen es demasiado poderoso y ha ganado todos sus combates previos, Kobashi cada vez va creciendo como wrestler y poniéndole las cosas más difíciles. En 1993, bajo la calificación de “match especial”, estas dos fieras se vieron las caras de nuevo… Y esta vez Kobashi tiene claro que no va a fallar.

El match

 

Valoración

Devolviéndole la jugarreta que Hansen le hizo en 1991, Kobashi se lanza a por él incluso antes de que suene la campana, aprovechando que Stan está descargando su rabia contra uno de los que recogen las cintas que arrojan los fans. Ya está harto de perder ante él, esta va a ser su noche, y así se lo hace saber a Hansen con tremendas bofetadas, chops y moves contra ringside. Kobashi le da a Hansen su propia medicina, la del ataque caótico y sin cesar, y por primera vez desde André the Giant en 1981 Stan está siendo claramente dominado, hasta el punto de rodar varias veces hacia ringside para huir. Los durísimos golpes que le atiza para tratar de ganar momentum no sirven esta vez, porque Kobashi está siendo más resistente y mantiene su ataque, además de esquivar y revertir algún golpe sorpresa que antes no habría esquivado ni revertido. Ya no es un rookie que está probando su valía: ahora es un igual. Kobashi mantiene a ralla al temible gaijin ante el disfrute del público, que quiere verlo consolidarse de una vez, hasta que corre hacia él para embestirlo contra un esquinero y en su lugar se come la bota de Hansen. Kobashi cae desplomado. Un solo par de segundos para tomar carrerilla le han bastado a Stan para darle la vuelta al match, pero Hansen ha sufrido una buena paliza y el gusano de Kobashi va a pagarla de buena gana: Splash hacia ringside, Powerbomb contra el suelo, duros rodillazos… Stan Hansen sigue siendo mucho Stan Hansen.

Pero esta vez el dominio del titán texano no se prolonga por mucho tiempo. Kobashi vuelve a la carga con el mismo patadón a la cara que le hizo perder las riendas antes; no obstante Hansen consigue cortar el comeback esquivando justo en el último segundo un ataque desde la tercera cuerda. Entonces sucede algo inaudito: Hansen busca la cuenta desesperadamente tras eso. No aprovecha para infligir más daño, ni para tomar aire y recuperarse: busca acabar el combate ya. La urgencia de Stan solo puede significar una cosa: tiene miedo. Por fin, Kenta Kobashi ha conseguido sembrar en Hansen la desconfianza y el temor a perder. Kobashi parece oler ese miedo, porque vuelve a la carga y lo acorrala en el esquinero, donde lo ametralla a chops. El letal vaquero ha quedado reducido a una gran masa de carne llorona. Pese a tirarle del pelo para lanzarlo contra la lona, Kobashi se levanta inmediatamente y se encara al monstruo. Sintiendo su gran victoria, envuelto en su burning spirit, lo derriba con nada más y nada menos que un Lariat, a él, a Stan Hansen. Aún con todo, no consigue cerrar la cuenta de tres.

Kobashi empieza a inquietarse y comete un error fatal tratando de usar las cuerdas para su beneficio, ya que acaba recibiendo un Backdrop Driver que casi le cuesta el combate: pese a sentir la derrota en la nuca, Stan Hansen aún es capaz de rozar la victoria… Pero no agarrarla, porque Kobashi se sale en dos. A Hansen no le queda nada más que su letal Western Lariat, del que nadie se ha levantado, pero Kobashi lo zancadillea justo a tiempo. Le aplasta la nuca a base de Legdrops, pero aún así Hansen se niega a ser derrotado. A Kobashi no le queda otra que su Moonsault, ¡y consigue aplicarlo… Pero Hansen se vuelve a salir! El japonés trata de no hundirse y de mantener la cabeza fría, pero Stan se saca un Enzuigiri outta nowhere que le da algo de tiempo. Kobashi se arrastra hacia el esquinero dispuesto a buscar otro Moonsault, pero Hansen sabe que ese sería su fin y se aferra al pie de su enemigo, así que Kobashi tiene que aplicarle un Neckbreaker… del que Hansen se vuelve a salir. Kenta Kobashi se niega a aceptar que no sea capaz de vencer a Stan Hansen, pero esta vez los nervios lo traicionan: deseando ganar de una vez, como sea, en lugar de rematarlo trata de adjudicarse el triunfo a base de Roll Ups e Inside Craddles, … Y para colmo ninguno le da la victoria. Aplica otro tremendo Lariat, pero Stan Hansen no va a caer derrotado por su propio move. Kobashi solo puede intentar otro Moonsault y se encarama al esquinero, pero  Hansen corre a impedírselo: no puede permitirse recibir otro Moonsault. Stan tiene acorralado a Kobashi en lo alto del esquinero, y aunque el fiero tetsujin trata de evitar caer: LARIATOOOOOOOOO!. Kobashi cae desde lo alto, un Hansen más muerto que vivo y gimoteante lo cubre, y la cuenta llega a tres.

Stan Hansen vuelve a ganar, pero esta vez Kenta Kobashi no ha perdido. No ha plantado batalla como una joven promesa que muere con la espada en la mano, ha ido más allá: ha llevado al límite a la mayor fuerza de destrucción del mundo del pro wrestling. Quizás no ha conseguido que su brazo sea el alzado tras la contienda, pero ha logrado ganarse el reconocimiento de gran estrella. Ha infundido miedo en el mismísimo Stan Hansen, y eso equivale a una tremenda victoria moral. El texano sigue siendo el jefe del ruedo, pero ahora más que nunca su trono es frágil. Y no queda mucho para que se colapse ante el burning spirit.

NOTA

Este combate es sumamente fantástico. La ofensiva de ambos es espectacular, tanto por su realismo como por su variedad como por su ejecución. Ambos bordan también el selling, y esas sensaciones de urgencia y de necesidad de aprovechar cualquier oportunidad que se les cruce; hay que estarle agradecido a Hansen por permitirle tanta ofensiva a Kobashi (especialmente sabiendo cómo es Hansen en sus matches), lo puso realmente over y le inyectó la credibilidad de main eventer que la gente demandaba. Quizás ganó quien no debía o quizás no, pero desde luego este combate acabó ayudando muchísimo a Kobashi.

Lo único que me molesta, y que por mucho que vea este match tan maravilloso siempre me chirría, es la secuencia final: ninguno vende los últimos golpes (que no son precisamente flojos), y tratándose de un match tan duro e intenso como éste y tras pelear de esa forma durante más o menos veinte minutos, resulta algo anticlimático… Siempre me ha dolido no percibirlo como un cinco estrellas. Pero, aún así, sigue siendo mi MOTY de 1993, uno de los mejores combates de ambos, y uno de los pocos combates de los que jamás me hartaré de ver. —> 9’75/10(*).

(*)Nota actualizada tras el cambio en el sistema de puntuación [27/1/2017].

Anuncios

Un comentario en “Stan Hansen vs Kenta Kobashi – AJPW 29/7/1993

  1. Hace varios meses vi este combate recomendado por Master, y he de decir que sin duda alguna tiene un sentimiento stiff tan puro, tan bello, tan jodidamente cool que, unido a lo que significan esos dos luchadores y el contexto del match, lo hacen un combatazo histórico.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s